Recuperador de calor de bajo costo evita contaminación dentro del hogar

El equipo, que se encuentra en fase de prototipaje, apuesta por reducir considerablemente el valor de los equipamientos que, a nivel mundial, están escasamente masificados debido a sus altos costos.



img

“Recuperador de Calor de bajo costo” es el nombre escogido por expertos del Centro de Sistemas de Ingeniería, Kipus, de la Universidad de Talca, que a partir de elementos accesibles al bolsillo, han diseñado una tecnología que disminuye altamente la polución intradomiciliaria, problema común en nuestro país y que según investigadores australianos representa un mayor peligro incluso que la contaminación externa.

El uso de recuperadores de calor, los cuales permiten la ventilación con una mínima pérdida de energía, consisten en que el aire de salida transfiere su calor al aire de entrada. A través de la tecnología Heat Pipe (tubo de calor) como medio de intercambio de calor entre el aire que entra y el que sale, y apoyado por el uso de ventiladores de entrada y salida, la tecnología permite un suministro de aire adecuado, filtrando el aire que ingresa al hogar.

Estos dispositivos si bien son conocidos y usados a nivel mundial, han tenido una baja penetración en el mercado domiciliario, debido a sus altos costos y la baja necesidad que hay en países desarrollados de usarlo por la poca contaminación intradomiciliaria. 

 

BAJO COSTO

El “Recuperador de Calor de bajo costo” creado por los científicos de la Universidad de Talca está compuesto por elementos sencillos y fáciles de adquirir económicamente, como dos unidades de refrigeración “heat pipe” utilizados comúnmente para los procesadores de computadores personales. Cada unidad de refrigeración posee un valor aproximado de 20 dólares, que sumado a un filtro de material particulado, una carcasa y un transformador, dan forma a este equipamiento de bajo consumo eléctrico que no supera los 6 watts de potencia, equivalentes a una ampolleta led de alta eficiencia energética. Tecnología que logra definitivamente la renovación de aire en viviendas de aproximadamente 100m2.

Carlos Torres, científico de la Universidad de Talca y director del Centro de Sistemas de Ingeniería, Kipus de esta casa de estudios, participa del desarrollo de esta tecnología dentro del marco del curso Proyectos de Aplicación Tecnológica (PAT), donde los estudiantes de la Facultad de Ingeniería, tienen como misión el desarrollo de tecnologías apropiadas para la industria o el uso de los ciudadanos. Lo logrado se enmarca dentro de las actividades de Kipus para promover la eficiencia energética de las viviendas y el uso de energías alternativas como son la app Kipus A+ y el software Kipus E3, entre otros. 

En Chile se ha incentivado el uso de aparatos que combustionan dentro del hogar como la estufa a parafina o estufa a gas, y se han convertido en una opción viable para las personas. Sin embargo la economía y el rendimiento de estos equipos es contrarrestada por los gases que se generan dentro del hogar, y que portan una cantidad de energía que se percibe como calor, pero que traen elementos contaminantes como el oxido nitroso (NOx), monóxido de carbono, ciertos compuestos volátiles orgánicos y material particulado.

“Hoy la discusión dentro de los planes de descontaminación ambiental se ha centrado en la prohibición del uso de leña, pero se ha obviado la naturaleza de esta como fuente renovable y se ha incentivado el uso de alternativas que contribuyen a la contaminación intradomiciliaria. Sin promoverse el desarrollo y utilización de tecnologías para el uso eficiente y limpio de la leña, ni para el aseguramiento de una buena calidad de aire interior. Con esta tecnología y las demás que desarrolla Kipus pretendemos contribuir a mejorar la calidad de vida”, explica Carlos Torres.

Si bien la manera de poder contrarrestar la contaminación dentro del hogar es la ventilación, es poco deseable por los usuarios ya que implica la pérdida de calor. Por lo que la búsqueda de ahorro lleva a vivir con altos niveles de contaminación intradomiciliaria.

La contaminación dentro del hogar como el oxigeno en dióxido de carbono generado por las personas, los gases de la combustión y la calefacción son parte del problema. Según un estudio realizado el 2012, la contaminación del aire interior está vinculada a 4,3 millones de muertes a nivel mundial, en comparación con 3,7 millones de contaminación del aire exterior. 

Actualmente esta tecnología de bajo precio está en fase de prototipaje, y se estima su finalización para inicios del mes de agosto para disposición de interesados. “Esta tecnología ofrece al usuario un dispositivo económico que permite mantener una mínima contaminación intradomiciliaria utilizando componentes adquiribles fácilmente en el mercado”, agrega el director de Kipus.



Debe estar registrado para poder comentar.

;