Asumieron nuevos directores en Bioinformática y Ciencias Biológicas

Ambos académicos destacaron los objetivos que guiarán su gestión a la cabeza de sus respectivas unidades



img

Con nuevos directores cuentan el Instituto de Ciencias Biológicas y la Escuela de Ingeniería Civil en Bioinformática, unidades en las que asumieron ese cargo los académicos Claudio Ramírez y Gabriel Núñez, respectivamente.

Claudio Ramírez, quien sucede como director del ICB a Enrique González, es licenciado en Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y doctor en Ciencias de la Universidad de Chile. En nuestra Universidad realizó un postdoctorado entre 2002 y 2004, y desde 2005 es académico de la planta regular. 

Actualmente es director alterno del Centro Núcleo Milenio en Ecología Molecular dentro del ICB.

A su juicio, “nuestro gran desafío como Instituto es mantener y potenciar nuestra misión de generadores de nuevo conocimiento en las Ciencias Biológicas al más alto nivel, así como en la formación de capital humano avanzado, en un ambiente que no ha sido particularmente alentador para el desarrollo de las ciencias en Chile”. 

Agregó que una nueva institucionalidad en ciencia y tecnología para Chile, aun se ve muy lejana, “al mismo tiempo que los avances en gratuidad en la educación superior han generado, de alguna manera, al menos incertidumbre entre los científicos. Es por ello que deberemos doblegar nuestros esfuerzos para conseguir más recursos externos para la investigación que realizamos, en un escenario cada vez más competitivo y con menos recursos para I+D". 

En la Escuela de Ingeniería Civil en Bioinformática, Gabriel Núñez reemplazó a Felipe Beosaín, quien asumió la dirección de la nueva carrera de Ingeniería en Desarrollo de Videojuegos y Realidad Virtual.

El profesor Núñez es ingeniero en Bioinformática de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) y doctor en Biotecnología de la misma casa de estudios. Para el nuevo director, llegar a desempeñarse en la dirección de esa unidad es también un gran desafío profesional. Sostuvo que “las transformaciones curriculares, la gratuidad y en definitiva la sociedad, requieren de instituciones de formación flexibles, inclusivas y de calidad”. En ese contexto enfatizó que “mi compromiso con estos objetivos es absoluto”.



Debe estar registrado para poder comentar.

;